Bolivia.com La Paz Viernes, 04 / May / 2018

Bolivia traslada millonarias inversiones en gas por protestas ambientales

Bolivia decidió hoy suspender una inversión de 683 millones de dólares para labores de exploración.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

Bolivia decidió hoy suspender una inversión de 683 millones de dólares para labores de exploración en dos campos de gas natural del sur del país y trasladarlas a otras regiones, a causa de la polémica por el impacto ambiental que estos trabajos supondrían en el parque tarijeño de Tariquia.

Según datos del Gobierno boliviano, ambos campos tendrían un potencial gasístico por encima de los 4,21 TCF o trillones de metros cúbicos, capaces de generar una renta petrolera de alrededor de los 9.000 millones de dólares, de los que 1.800 millones serían directamente para la región implicada.

Te puede interesar: Bolivia: Gobierno justifica alza salarial a favor de Evo Morales

En rueda de prensa, el ministro de Hidrocarburos de Bolivia, Luis Alberto Sánchez, indicó que "esas inversiones las llevemos a otro lado" y acusó a algunos sectores del departamento de Tarija de que "no quieren que hayan inversiones".

El pasado 7 de abril, tras varias gestiones, el Gobierno boliviano promulgó dos leyes para la ejecución de trabajos de exploración y explotación de gas natural en los campos Astillero y San Telmo, situados en una reserva natural.

El ministro recalcó que esos recursos se destinarán "a otros lugares donde se aprecia el trabajo del Estado".

Sánchez apuntó a algunas organizaciones no gubernamentales, el comité cívico y la Gobernación de Tarija por generar esa oposición al proyecto en hidrocarburos.

En los últimos días se generó una gran corriente de opinión en el departamento sureño de Tarija, cuestionando la intervención, lo que causó la decisión de las instancias nacionales.

El parque de Tarquía tiene una extensión de 247.000 hectáreas y el trabajo en ambos campos afectarían únicamente alrededor del 0,01 %, con lo "que las afectaciones son mínimas y la generación de ingresos gigantes", según Sánchez.

Los trabajos en los campos Atrillero y San Telmo fueron concedidos a la brasileña Petrobras y las subsidiarias Chaco y Andina de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). 

EFE