Actualización: Jue, 06 / Ago / 2020 5:30 pm
Bolivia.com La Paz Jue, 06 / Ago / 2020 2:29 pm

Celebración del 6 de agosto en medio de la pandemia por el COVID-19

El fervor patriótico deberá ser trasladado a los hogares de cada boliviano que festejará desde su casa un año más de la gesta patriótica.

SIGUENOS EN:

Google News
Día de la Independencia de Bolivia. Foto: Shutterstock
Día de la Independencia de Bolivia. Foto: Shutterstock

Este 6 de agosto se vive de manera distinta. Desde marzo Bolivia declaró emergencia sanitaria a nivel nacional y todos los eventos que aglutinaban un gran número de personas fueron suspendidos. Eso significa que muchas de las actividades que eran ya costumbre en las fiestas patrias tampoco podrán ser realizadas.

Desfiles, actos protocolares, celebraciones de todo tipo; el fervor patriótico deberá ser trasladado a los hogares de cada boliviano que festejará desde su casa un año más de la gesta patriótica.

La gobernación de Santa Cruz ya ratificó que los actos cívicos están suspendidos y que solo se realizarán tres actividades: la ofrenda floral, la iza de bandera y la oración por Bolivia. Solamente participan autoridades del departamento y no se llevará a cabo ninguno de los tradicionales desfiles. Todo esto con la intención de que la gente permanezca en sus casas y no participe de celebraciones que podrían convertirse en un foco de contagio.

La Iglesia Católica llamó a una "Oración de Súplica por Bolivia" que pretende convertir el 6 de agosto también en un día de reflexión. No es extraño el panorama que se vive a causa de la pandemia por el coronavirus. Más de 80 000 infectados y más de 3000 muertos son el resultado del deficiente sistema sanitario boliviano.

El panorama conflictivo que vive en este momento el país ha opacado lo que otros años era una fiesta para todos los bolivianos. Es tal la situación que el tema ha pasado a segundo plano en una agenda informativa que está repleta de conflictos.

En Cochabamba se dispuso un Decreto Departamental Nº 4517 de Embanderamiento, que determina colocar la tricolor en instituciones públicas y privadas, además de casas y autos, hasta el 7 de agosto. Sin embargo, muy poco se ha dicho sobre los festejos patrios y el tema pasa más bien desapercibido en alcaldías y gobernaciones.

Lo que sí se llevó a cabo es la sesión de honor de la Asamblea Legislativa Plurinacional, a la cabeza de Eva Copa que dio su informe, así como la presidenta Jeanine Áñez también lo presentó.

En medio de la ya austera celebración patria se tiene una crisis política de la que Bolivia todavía no puede recuperarse. Los gobernantes, por su parte, no le han dado al país motivos para mirar con optimismo la efemérides nacional. Por el contrario, han continuado con sus pugnas partidistas, más interesados en mostrarse electoralmente que en trabajar por el presente del país. Es por eso que los bolivianos deberán este año demostrar su verdadera unidad y mostrarles a las autoridades que es posible dejar las diferencias de lado para trabajar en búsqueda de un bien común.

Redacción Actualidad - Bolivia.com

SIGUENOS EN:

Google News