Por: Alejandro Bustamante • Bolivia.com

Las implicaciones de los transgénicos en la agricultura boliviana

Conozca cuáles podrían ser las consecuencias de usar extensivamente semillas transgénicas en la agricultura boliviana.

Actualización
Los transgénicos podrían tener varias consecuencias en la agricultura boliviana. Foto: Pixabay
Los transgénicos podrían tener varias consecuencias en la agricultura boliviana. Foto: Pixabay

Conozca cuáles podrían ser las consecuencias de usar extensivamente semillas transgénicas en la agricultura boliviana.

Los cuestionamientos a las semillas transgénicas volvieron al debate público luego de que el Gobierno permitiera, a través del Decreto Supremo 4232, el trabajar con semillas de este tipo para el maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya. 

Hasta ese momento, en el país solo estaba permitido el cultivo de soya transgénica, aprobado en 2005, por lo que en el tema no es nuevo en el país. En 2019, se aprobó el procedimiento abreviado para la evaluación de los nuevos transgénicos en la soya. Ahora que el Gobierno permitió este procedimiento para muchos más cultivos provocó serios cuestionamientos de varios sectores. Pero, ¿qué es un transgénico y cómo podría afectarnos su uso?

Los transgénicos podrían tener varias consecuencias en la agricultura boliviana. Foto: Pixabay
Los transgénicos podrían tener varias consecuencias en la agricultura boliviana. Foto: Pixabay

Los denominados transgénicos son, según la Organización Mundial de la Salud, organismos que han sido modificados genéticamente de una forma que no podría ocurrir mediante cruza o recombinación natural.

Es importante no confundir la selección de semillas con una semilla transgénica. El ser humano ha modificado las plantas mediante su selección desde que comenzó con su cultivo extensivo. Y si bien este proceso produce cambios genéticos en la especie, es fundamentalmente diferente al que se desarrolla actualmente con los transgénicos.

Sin embargo, contrario a lo que se podría pensar, los mayores peligros no están relacionados con el consumo de estos productos en sí. Para ser aprobado el cultivo de estas semillas, se realizan rigurosos estudios que permiten concluir que no tendrán importantes efectos negativos en humanos. 

Los transgénicos podrían tener varias consecuencias en la agricultura boliviana. Foto: Pixabay
Los transgénicos podrían tener varias consecuencias en la agricultura boliviana. Foto: Pixabay

Los problemas a la salud, en realidad, están relacionados a los herbicidas usados en estos cultivos. Uno de los casos más conocidos es el del glifosato: una sustancia que acaba con todas las plantas y es usada en cultivos de una soya transgénica que sí resiste a él. En Argentina se vio que la población que consumía este producto era mucho más propensa a desarrollar cáncer y problemas neurológicos, entre otros. Esto debido a que el glifosato se quedaba en la soya que luego comían las personas.

Otro problema que deriva del uso de semillas genéticamente modificadas es el peligro que corren los pequeños productores. En Bolivia, la mayor parte de los cultivos son realizados mediante la agricultura familiar y solo un pequeño grupo por empresas medianas y grandes. 

Al usar productos con patente y cuyo desarrollo solo puede llevado a cabo por una compañía gigante, se pone en una competencia completamente desigual a los productores locales. Más aún, se pone en riesgo su fuente de trabajo, su forma de vida y la inmensa biodiversidad que trabajaron a lo largo de muchísimas generaciones.

En todo caso es necesario remarcar que la tecnología genética no es mala en sí. La innovación científica no puede dejarse de lado,  pero cuando se pone esta tecnología al servicio de intereses puramente comerciales, no se puede esperar resultados positivos en el común de la sociedad.

Artículos Relacionados

+ Artículos

Lo más leído en Actualidad

Lo más leído en Bolivia.com