Bolivia.com La Paz Sábado, 16 / Abr / 2016

Zapata contradice a Quintana en declaración a legisladores

Gabriela Zapata, expareja del presidente Evo Morales, ratificó en prisión ante una comisión de parlamentarios que sí conoce y tuvo comunicaciones con el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, pese a que él lo ha negado.

El senador opositor Oscar Ortiz (d) llega a la cárcel de Miraflores para tomar declaración a Gabriela Zapata. EFE
El senador opositor Oscar Ortiz (d) llega a la cárcel de Miraflores para tomar declaración a Gabriela Zapata. EFE

Los legisladores oficialistas y opositores visitaron la cárcel de Miraflores para tomar una declaración a Zapata sobre un supuesto tráfico de influencias en la adjudicación de contratos del Estado con la empresa china Camce, donde ella era la gerente comercial.

Tras la visita, la diputada oficialista Susana Rivero señaló que Zapata negó la existencia del tráfico de influencias para favorecer a Camce cuando la compañía consiguió contratos por 566 millones de dólares, la mayoría de ellos por adjudicación directa.

En cambio, ratificó que sí conoce a Quintana y dijo que él autorizó su ingreso a oficinas del Ministerio de la Presidencia, que eran destinadas originalmente a un despacho de la primera dama.

Según la Fiscalía General, Zapata ingresó a esas oficinas decenas de veces para reunirse con inversores y empresarios supuestamente para hacer tratos de los que obtenía beneficios personales.

El senador opositor Óscar Ortiz dijo que Zapata aseguró que la última vez que conversó por teléfono con Quintana fue cuando ya estaba detenida en celdas judiciales, a fines de febrero pasado.

Es su momento, Quintana rechazó haber estado al tanto del ingreso de la expareja de Morales a esas oficinas del Ministerio de la Presidencia y negó haberla conocido o cruzado palabras con ella.

Según Ortiz, Quintana debe ser convocado a la comisión parlamentaria para dar explicaciones sobre las contradicciones.

Los parlamentarios opositores afirmaron que la mujer no respondió a todas las preguntas y que ella prefirió guardar documentos para defenderse ante la Justicia de las denuncias que hay en su contra.

La Fiscalía General ha acusado a Zapata de los supuestos delitos de legitimación de ganancias ilícitas, uso indebido de influencias en grado de complicidad, enriquecimiento ilícito de particulares con afectación al Estado, falsedad material, falsedad ideológica, uso de instrumento falsificado y ejercicio ilegal de la profesión.

El caso se ha complicado por la polémica sobre la existencia del hijo que tuvo Zapata con presidente Evo Morales en 2007.

La mujer aseguró el jueves que presentó al niño ante una jueza como en su momento solicitó Morales, pero no ha dado más detalles sobre el tema porque hay una reserva judicial sobre el caso.

El mandatario, que se encuentra de visita oficial en el Vaticano, sostuvo inicialmente que le habían informado que su hijo había muerto tras nacer, pero agregó que si el menor realmente existía le gustaría quedarse con él. EFE