Por: EFE • Bolivia.com

Los cambios que hizo Steven Spielberg en la nueva versión de 'West Side Story'

'West Side Story' se convirtió inmediatamente en uno de los musicales mejor valorados de la historia del cine.

Las voces son otro de los cambios introducidos por Spielberg. Foto: Filmaffinity
Las voces son otro de los cambios introducidos por Spielberg. Foto: Filmaffinity

'West Side Story' se convirtió inmediatamente en uno de los musicales mejor valorados de la historia del cine.

En 1961 'West Side Story' se llevó 10 Oscar y se convirtió inmediatamente en uno de los musicales mejor valorados de la historia del cine. 50 años después, Steven Spielberg ha decidido hacer una nueva versión, idéntica en muchos aspectos pero más realista y con el español mucho más presente que en la original.

El director consideraba que Hollywood tenía una cuenta pendiente con el musical porque en la versión de Robert Wise apenas había intérpretes puertorriqueños pese a que la historia es el enfrentamiento entre los recién llegados de Puerto Rico y los neoyorquinos.

Eso sí lo ha cambiado, tanto que el inglés y el español (sin subtítulos) comparten espacio y peso en la película, excepto en las canciones, ya que se conservan las preciosas partituras originales de Leonard Berstein con letra en inglés de Stephen Sondheim.

Y los protagonistas corresponden ahora un poco más a los personajes que interpretan. Rachel Zegler (María) es estadounidense pero su madre es de origen colombiano mientras que Natalie Wood, que la interpretó hace 50 años era de origen ruso.

Ariana DeBose (Anita) no mejora a Rita Moreno, que era nacida en Puerto Rico. Ella es solo de padre puertorriqueño. Pero David Álvarez (Bernardo), aunque canadiense, es de padres cubanos, mientras que George Chakiris era americano de origen griego.

También hay más espectáculo en los números musicales y mayor tensión narrativa como es lógico siendo el realizador Spielberg, que sin embargo ha casi calcado la estructura narrativa.

Hay apenas unos cambios en los personajes: el rol que desempeñaba Doc, el dueño del bar que hace 50 años daba cobijo a las dos bandas, pasa a ocuparlo su viuda, Valentina, en la versión de Spielberg.

Un cambio para introducir un personaje que sirve como homenaje y enlace con la película protagonizada por Natalie Wood y Richard Beymer, cuyo Tony tiene ahora el rostro (y la preciosa voz) de Ansel Elgort, si bien como actor resulta más inexpresivo.

Y es que en este nuevo filme, Valentina es Rita Moreno, la actriz de origen puertorriqueño que en 1961 daba vida a Anita, la novia de Bernardo.

Spielberg ha modificado lo suficiente la historia para darle más relevancia al nuevo personaje de Valentina, que además se apropia de una de las canciones más bonitas de la película, 'Somewhere', que en la cinta de hace 50 años suponía uno de los climax de la historia y era cantada por Tony y María.

Las voces son otro de los cambios introducidos por Spielberg. Hace 50 años hubo una cierta polémica y un malestar por parte de Natalie Wood, que llegó a grabar las canciones, pero finalmente todos los temas fueron interpretados por cantantes profesionales, los suyos y los del resto de personajes.

En la cinta que llega este miércoles a los cines de todo el mundo, la música tiene aún más protagonismo que en la primera versión. Ha sido grabada bajo la dirección de Gustavo Dudamel y con nuevos arreglos para potenciar su lado más latino.

Y, además, han sido los actores los que han cantado y grabado los temas del filme: son las voces de Rachel Zegler (María), Ansel Elgort (Tony), Ariana De Bose (Anita) o David Álvarez (Bernardo) las que se escuchan.

Otro cambio notable es la mayor conciencia y crítica social de un filme que sin embargo conserva el tono naif de la película original, tanto que resulta un poco desfasado.

Pese a que las mujeres tienen algo más de peso en la historia, que hay diálogos en los que queda mucho más claro el racismo presente en el Nueva York de los años cincuenta y la pobreza que asolaba un barrio que luego se convertiría en la meca del lujo, la película se queda un poco en la superficie en lo que a conciencia se refiere.

Las partes del diálogo -muchas más que en la película de 1961 en la que prácticamente se saltaba de una canción a otra- sirven además para desarrollar un poco más a los personajes y las relaciones entre ellos, que en la primera apenas estaba esbozado.

Pero, como señaló Spielberg en una reciente entrevista con EFE: "Sencillamente, hemos vuelto a rodar la película para una nueva generación". Lo que queda por ver es si las nuevas generaciones saldrán de las salas de Spider-Man, que ha arrasado desde su estreno hace una semana, para entrar a ver un musical excesivamente clásico. 

Artículos Relacionados

+ Artículos