El Año Nuevo Andino llegó con el augurio de buena cosecha

Los amautas leyeron en la coca que la Pachamama dará más frutos, pero eso dependerá de las ofrendas. El número de visitantes a la ceremonia bajó por el anuncio del bloqueo.

¡Willka Tata, Inti Tata, que este año haya buena cosecha, que no haya hambre! Las manos del amauta elevaban al cielo una ofrenda a la Pachamama.

Al lado suyo una enorme fogata le daba el tono místico a la ceremonia. ¡Willka Tata, Inti Tata (padre sol),  que este año haya buena cosecha!, repitió el amauta Lucas Choque, para luego depositar la wajta (ofrenda) sobre el fuego.

Sonaron los pututus. Los amautas echaron alcohol sobre el fuego para que arda con intensidad. Las ñustas cantaron y  las wiphalas se agitaron.

Alrededor, centenas de visitantes al templo de Kalasasaya observaban en un silencio respetuoso.

Era el preludio de la llegada del sol, del Año Nuevo Andino. El año 5509 según los amautas. Sucedió ayer —como hace una veintena de años— entre las 06.30 y 07.30 en las ruinas de la cultura andina, Tiwanaku.

Los amautas del poblado dieron a la Pachamama una ofrenda agradeciendo por las cosechas del pasado año —aunque no fueron buenas—: un tarwa illa, para que el ganado se multiplique; un espalla, o pago a la tierra. Finalmente hubo otro reconocimiento al Inti Tata para que las cosechas sean buenas.

Según las culturas andinas, el sol fecunda y la Pachamama germina.
Un día antes, la noche del miércoles, los amautas leyeron en la coca que este año iba a ser mejor que el pasado, cuando a causa de las intensas lluvias hubo muchas pérdidas. Pero, todo dependerá de que los campesinos no se olviden de ofrendar a la madre tierra. Será el resultado de la reciprocidad.

Ayer la ceremonia de agradecimiento por las cosechas pasadas se realizó antes de la llegada de los primeros rayos del sol. Antes se la hacía después, lo que habría provocado el temporal.

A las 07.20 salió el sol. Los amautas pidieron que todos alcen las manos y las muestren abiertas al cielo para recibir la energía positiva. Cientos de manos se elevaron hacia el astro. Manos morenas y callosas de los campesinos del norte de Potosí que llegaron a la celebración, manos morenas y blancas de los creyentes locales, y manos blancas y delgadas de visitantes absortos del extranjero.

Algunos elevaban oraciones, otros se arrodillaban, otros temblaban de emoción y alguno no pudo contener las lágrimas. Los primeros rayos del sol son considerados como energía positiva e incluso curativa. De ahí el misticismo del recibimiento.

Los pututus vibraron y comenzaron a sonar las tarkas y zampoñas. Después de la emoción, llegó la alegría y con ella los bailes en el centro del templo de Kalasasaya.

Los visitantes eran cientos, pero no los miles de años pasados. El alcalde de Tiwanaku, Tito Flores, uno de los organizadores de la ceremonia conjuntamente con los amautas, comentó que las agencias de turismo señalaron que unos 3.000 extranjeros volvieron a sus países ante el anuncio del bloqueo de caminos.

Hubo mejoras en la organización, pues se habilitó un área de parqueo y había jóvenes guías y de seguridad. Pese a todo, el entusiasmo desbordado de los visitantes dañó las áreas protegidas de los monolitos.

¿Ayer se celebró el año 5509? Hay dudas 
Los amautas de Tiwanaku afirman que ayer se celebró el año 5509 del mundo andino. El cálculo se realizó en las ruinas del Cusco, Perú, en base a piedras que marcan el rumbo de las épocas andinas. Se usó el  concepto de Pachacuti, que representa tiempo y espacio de regreso. Es un ciclo de 500 años, pues el cinco es un número espiritual en la concepción andina. El dígito toma en el quinto punto, el del centro, de la cruz del Sur que rige su calendario.

El texto de Milla Villena, El génesis de la cultura andina, explica en esos términos el cálculo que tomó como referencia el año 1492, cuando los españoles llegaron a América. Entonces se inició un ciclo hacia abajo que representa desgracias. En 1992 comenzó un ciclo hacia arriba, una buena época.

Los 5.000 años toman como referencia a las culturas pretiwanakotas como la Lachuicocha, Viscachani y Chiripa.

Pero, el arqueólogo del Viceministerio de Cultura Javier Escalante asegura que no hay una base científica en esas afirmaciones. Según sus cálculos, la cultura tiwanakota surgió en los años 1.500 a 1.600 antes de Cristo, más los 2.000 después de Cristo,  este grupo étnico tendría unos 3.500 años.

 ¿Qué es el Año Nuevo Andino?
La celebración del Año Nuevo Andino coincide con el solsticio de invierno, que es cuando el sol está más lejos del hemisferio sur del planeta. El fenómeno natural marca el fin de una temporada de cosecha y el inicio de una nueva época de siembra.

El etnólogo Angel Yujra explicó que en los meses de mayo y junio termina la fase de cosecha o choquellamallu. El 3 de mayo se hace un agradecimiento al Pusi Wara o Cruz del Sur, que rige el calendario andino.

En junio descansa la tierra. Y el 21 de junio es cuando más se aleja el sol. “Los amautas han encontrado el punto clave para que retorne el reordenamiento de la tierra”. Originalmente es el marat'aqa, o el agradecimiento al sol y la Pachamama por las cosechas. A partir de ese momento se inicia la nueva siembra. Es el sol que debe dar energía para una buena cosecha.

“Se realiza una ceremonia para agradecer a la Madre Tierra de todo lo que hemos recibido este año. La tierra nos provee como una madre y tenemos que pagar”, comentó el amauta Lucas Choque.

Dentro de la cosmovisión andina, el hombre no puede vivir sin pagar a la tierra. Se trata de una filosofía de reciprocidad para vivir en armonía, comentó el amauta Valentín Mejillones, que encabezó la ceremonia del Año Nuevo Andino.

Indígenas aymaras inauguraron el año 5.509 en la milenaria población de Tiwanaku  

 

 

 

 


 

Especial elaborado por el departamento de Prensa de Bolivia.com

Diseño: Jose Luis Pomar
Programación: Karla Alvarez-Daza

Envíe sus comentarios a: prensa@bolivia.com

©  BOLIVIA.COM®  2000-2001,  Inc.  Derechos reservados.