Liga de Campeones

Por: Sofía Brañez • Bolivia.com

60 mil hinchas vieron al Real Madrid Salir Campeón de la Champions League en París desde el Santiago Bernabéu

Los hinchas del equipo merengue vivieron la final desde casa en las tribunas de su estadio. Se corearon cánticos, se sufrió cada remate a su portería y se festejó el campeonato número catorce.

Actualización
Momento en que levantan la copa como campeones de la Champions League en París. Foto: Facebook
Momento en que levantan la copa como campeones de la Champions League en París. Foto: Facebook

Los hinchas del equipo merengue vivieron la final desde casa en las tribunas de su estadio. Se corearon cánticos, se sufrió cada remate a su portería y se festejó el campeonato número catorce.

La fiesta para los madrilistas en la final de esta Champions ssse vivió desde antes que comenzara el partido y no fue sólo en París, pues la afición española se reunió en todas partes de Madrid y en cada lugar de España. En el país se vivía una fiesta llena de los 'blancos' que alentaban a su equipo y al menos 60.000 de ellos se dieron cita a ver el partido desde casa, en el Santiago Bernabéu.

La final sufrió un retraso de poco más de media hora, esto debido a que se registraron entradas forzosas por parte de hinchas de Liverpool, al parecer hubo una reventa de entradas falsas y también hubo otro grupo de hinchas de falsificó entradas y no se les permitió el ingreso al estadio en París.

 

Finalmente, el juego inició en el estadio de Saint Dennis y el ambiente en España era espectacular con una fiesta ya montada; y, aunque todo es alegría, la afición comienza a sentir la tensión antes del inicio del partido.

La hinchada del Real Madrid cantaba todo el repertorio de cánticos que tenían, con algunas nuevas letras en contra de Mbappé y reconociendo a las demás estrellas que conforman la alineación de su equipo. Hubo silbidos para los rivales como es de costumbre, y ovaciones especiales y aplausos para Modric, Benzema, Vallejo, Camavinga y Rodrygo, nombres que destacaron.

Al inicio del partido, el estadio se llenó de silencio por el dominio de Liverpool en el terreno de juego, una supremacía durante el primer tiempo, donde a los dirigidos por Anceloti les costaba salir de la defensa y apuntaban más a los contragolpes que se les presentaba.

Los ruidos que se escuchaban en el estadio, eran de felicitación al portero Courtois y a sus atajadas que salvaron al equipo de Madrid de recibir el primer gol en contra de su portería, hasta que llegó el gol, tanto que luego de varios minuto que se vivieron con mucho nerviosismo fue finalmente anulado por el VAR por una posición de adelanto de los 'blancos'.

Ya en el segundo tiempo, los ánimos se calmaron y eran más fuertes y consistentes los cánticos de la afición "¡Madrid, Madrid, Madrid!", empezó a corear el Bernabéu al unísono con lo que se escuchaba desde París; Modric y Benzema aparecían más, Valverde se prodigaba en la derecha, Carvajal se imponía sobre Luis Díaz. Una arrancada de Karim levantó a la grada y, poco después, los teléfonos se encendieron al unísono como si se tratara de un concierto.

Cada corner para los merengues se celebraba como un gol y luego de varios intentos, fue el gol de Vini lo que desató la locura, llegó cuando nadie lo esperaba y de golpe. La jugada fue trenzada desde atrás y fue levantando a la afición poco a poco hasta que el brasileño empujó a la red tras un regalo en forma de pase de Valverde.

Luego del gol, quedaban 30 minutos más de partido y cada toque de la pelota, cada contragolpe o pelota parada se vivía al máximo. Los pelos de toddos los hinchas estaban de puntas y cada atajo de Curtois fue festejado como un gol, nuevamente.

Sufrían en París y sufrían en el Bernabéu y en toda España, pues era increíble que su arco siga en cero cuando Liverpool no se las dejaba fácil. Luego, claro, estaba lo de Courtois. Su parada ante Salah no tenía sentido. Otra de tantas. La gente se miraba atónita, intentando entender si lo que estaba haciendo el belga era real. Insuperable.

Ya después de los cinco largos minutos de adición en que la afición madrilista pedía que ya aacabara todo, Turpin pitó el final. La grada se volvió loca. No hizo falta más. Miki Nadal saltó al césped y empezaron los cánticos en la grada.

Cánticos continuaron, nuevas letras se coreaban incluyendo el nuevo triunfo y una vez más, el Real Madrid logró convertirse en el 'rey de Europa', con el confeti en el aire y el trofeo en las manos, festejando desde los asientos, las calles, las gradas, España, París y en el mundo./Con información de Marca.

Artículos Relacionados

Playlist OneFootball BOL

+ Artículos

Lo más leído en Fútbol

Lo más leído en Bolivia.com