Por: Micaela Sanjines Ordóñez • Bolivia.com

Científicos convierten arañas muertas en pinzas mecánicas haciendo que sus patas se abriesen y atrapasen objetos

Los expertos esperan que el bautizado “necrorobot” traiga beneficios tangibles al futuro.

Actualización
Entre muchas otras acciones el robot podría hacer tareas repetitivas como clasificar o mover objetos a escalas pequeñas. Foto: Youtube Rice University
Entre muchas otras acciones el robot podría hacer tareas repetitivas como clasificar o mover objetos a escalas pequeñas. Foto: Youtube Rice University

Los expertos esperan que el bautizado “necrorobot” traiga beneficios tangibles al futuro.

La idea fue maquinada por una estudiante de ingeniería llamada Faye Yap en 2019 quien al ver una araña muerta en un pasillo pensó en las tenazas puesto que este animal al morir se “acurrucan” situándose con las patas encogidas, razón por la cual se cuestionó sobre si se podría emplear como la pieza de un robot. 

Su idea se materializó gracias a que las patas de las arañas no tienen músculos para extenderse, sino que funcionan por presión hidráulica, todo se dio con la ayuda del ingeniero mecánico Daniel Preston, Yap y otros investigadores de la Universidad Rice en Houston, Texas, trataron de convertir una araña lobo (Lycosa tarantula) en una pinza haciendo que sus patas se abriesen y atrapasen objetos.

El cuerpo del animal tiene unas divisiones como la cámara prosomática, situada en el prosoma que es uno de los tagmas, es ahí donde se ubican los ojos la boca y las patas, se contrae y envía líquido corporal a las patas, haciendo que se extiendan. Entendiendo este funcionamiento, los investigadores usaron una aguja en la cámara del prosoma e inyectaron aire logrando mover las patas.

Los resultados de la investigación fueron publicados en Advanced Science. Y después de varios experimentos, se pudo evidenciar que las arañas son capaces de agarrar objetos grandes, delicados e incluso irregulares de forma firme, pero con suavidad por lo que no son dañados. También pueden soportar el peso de una araña del mismo.

Ante el asombroso descubrimiento, los creadores señalan “aprovecha los diseños únicos creados por la naturaleza que pueden ser complicados o incluso imposibles de reproducir artificialmente”, ya que los componentes robóticos son difíciles de fabricar. Además, a diferencia de los componentes mecánicos, las arañas son biodegradables.

El experimento, fue usado en varias situaciones para comprobar su efectividad entre ellos recoger una bola de espuma, retirar un cable de un puente eléctrico y manipular otras arañas. En las pruebas notaron, además, que las arañas más pequeñas pueden transportar cargas más pesadas en comparación con las grandes.

Aunque la tarea de análisis seguirá puesto que “empieza a experimentar algo de desgaste a medida que nos acercamos a los 1000 ciclos, eso está relacionado con problemas de deshidratación de las juntas. Creemos que podemos superarlo aplicando revestimientos poliméricos””, dice Daniel Preston en un artículo publicado por su universidad.

Así mismo el ingeniero explica que tareas con éxito podría cumplir el necrobot “Hay muchas tareas de recoger y colocar que podríamos investigar, tareas repetitivas como clasificar o mover objetos a estas escalas pequeñas, y tal vez incluso cosas como el ensamblaje de microelectrónica”, dice.

Artículos Relacionados

+ Artículos

Tecnología • AGO 6 / 2022
Tilikum: la Orca asesina de Estados Unidos