Por: Sofía Brañez • Bolivia.com

Miles se dan una cita en la feria de Alasitas para adquirir sus miniaturas y presentar peticiones al Ekeko

La feria de la Alasita se llevó a cabo en distintos puntos de la ciudad paceña en medio de la cuarta ola. Los creyentes pedían las tradicionales miniaturas y certificados de salud para no enfermar durante el año.

Actualización
Imágenes de archivo de la feria de Alasitas. Foto: EFE
Imágenes de archivo de la feria de Alasitas. Foto: EFE

La feria de la Alasita se llevó a cabo en distintos puntos de la ciudad paceña en medio de la cuarta ola. Los creyentes pedían las tradicionales miniaturas y certificados de salud para no enfermar durante el año.

La "famosa" feria de la Alasita, declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, desde el 2017, comenzó su celebración este lunes en La Paz, aunque la cuarta ola de la pandemia está presente en Bolivia y la gente se encuentra entusiasta con la representación de sus "sueños en miniatura".

Este 2022 no ha existido un acto de inauguración, pero antes del mediodía, ya se encontraban cientos de vendedores que ofrecían sus productos en el centro de La Paz, como escenario principal y en distintos lugares más alejados, para comodiad de la ciudadanía que disfruta de esta tradición.

Imágenes de archivo de la feria de Alasitas. Foto: EFE
Imágenes de archivo de la feria de Alasitas. Foto: EFE

"Hemos querido llevar adelante la feria, pero no vamos a hacer ningún acto protocolar como generalmente se hacía", manifestó a Efe el secretario de Culturas de la Alcaldía paceña, Rodney Miranda.

El funcionario recalcó que se coordinó con los vendedores y organizadores de la feria respecto a la presentación del carnet de vacunación con el "esquema completo" de dosis requeridas para atender a los transeúntes y ciudadanos que pasaban a adquirir sus miniaturas, además de el uso obligatorio del barbijo.

Imágenes de archivo de la feria de Alasitas. Foto: EFE
Imágenes de archivo de la feria de Alasitas. Foto: EFE

El Ekeko, dios andino de la abundancia que es venerado por su representación en miniatura de un hombre del que cuelgan toadas las pertenencias, sueños materiales y objetivos que las personas sueñan con alcanzar. Este señor de miniatura cuenta con un sombrero, un bigote y un poncho o chaleco tradicional paceño que son la base de todas las posesiones materiales imaginables.

Las personas creyentes, suelen tener una estatua de la deidad andina y encender un cigarro cada primer martes y primer viernes es parte de la tradición para honrarlo, junto con un agregado de nuevas pertenencias y posesiones para que él pueda responder a las peticiones que se le presentan. 

Imágenes de archivo de la feria de Alasitas. Foto: EFE
Imágenes de archivo de la feria de Alasitas. Foto: EFE

En las alasitas, todas las "nuevas adquisiciones" que las personas compran, suelen ser 'saumeadas' por un amauta o sabio andino como una forma más en que se asegure que las peticiones y deseos llegarán a la vida del o la persona creyente.

Las personas que ya son fieles creyentes de esta tradición, consideran que "la fe es lo más importante", saber qué es lo que se está pidiendo y confiar en el Ekeko y las intenciones y determinación de los deseos de cumplir objetivos en lo económico, personal, profesional y a nivel de salud. Este año, una de las "nuevas ofertas", fue la venta de carnets de salud y certificados que avalaban un año lleno de bienestar.

Imágenes de archivo de la feria de Alasitas. Foto: EFE
Imágenes de archivo de la feria de Alasitas. Foto: EFE

Artículos Relacionados

+ Artículos