Bolivia.com La Paz Viernes, 22 / Dic / 2017

La técnica japonesa para que tu hijo no sea perezoso

Los pequeños que desde temprana edad se acostumbran a evadir sus responsabilidades, en el futuro tendrán problemas para cumplir sus metas. Estos son los seis consejos de los japoneses.

La técnica japonesa para que tu hijo no sea perezoso
Foto: Referencia/ Twitter

Son varios los padres a los que les cuesta mucho trabajo que sus hijos obedezcan y hagan sus deberes.  A veces, es imposible que se levanten temprano para ir al colegio, que recojan sus juguetes, que hagan sus tareas o que ayuden con algún oficio en la casa.

Pero es necesario que los padres perseveren y estimulen a sus hijos para asumir responsabilidades que irán aumentando a medida que crecen. 

Te puede interesar: Instagram: Crean aguacate sin pepa para evitar los accidentes de mano

Para esto, la disciplina de los japoneses ha sido muy cuidadosa cuando se trata de la educación de sus hijos. Para ellos la forma como deben comportarse es más importante que la educación académica, y la disciplina que los caracteriza es a lo que ellos atribuyen su éxito en el mundo. 

Por ello, aquí te traemos 6 consejos que los japoneses dan para que sus hijos no sean perezosos:

1. Asignar labores

Para despertar la responsabilidad de los pequeños es preciso imponerles labores continuas como sacar la basura, caminar el cánido, tender su cama, preparar su uniforme para el pasado día, hacer sus labores, entre otras muchas, siempre y en toda circunstancia buscando que el pequeño sea responsable y obediente con lo que hace.

2. Perseverancia

Es preciso que los progenitores demanden a sus hijos que las labores se debe hacer en exactamente la misma hora y además de esto que sea algo incesante (de todos y cada uno de los días), lavar sus dientes todos y cada uno de los días, tender la cama todos y cada uno de los días y de este modo promover una rutina responsable que debe cumplir el menor.

3. Reconocimiento

Es esencial que los pequeños se percaten de que hacen las cosas bien y que han agradado a sus progenitores cuando cumplen con una labor.

No es preciso que siempre y en todo momento se les dé un premio pues entonces siempre y en todo momento procurarán hacer las cosas por una recompensa.

4. No decirles oraciones negativas

No vale de nada reñir al pequeño, o bien decirle que lo que hizo lo ha hecho mal, en tanto que esto empeorara la situación y lo único que puede ocurrir es transformar un pequeño rebelde.

Los nipones jamás levanta su voz cuando le charlan a sus hijos ni los castigan físicamente, solo muestran su inconformidad con la mirada y las entonaciones de la voz, los hijos perciben que la conducta estuvo mal y también procuran corregir.

5. Servir de ejemplo

El pequeño tiende a copiar a sus progenitores, si el padre es perezoso el pequeño se volverá perezoso, mas si el pequeño mira a sus progenitores haciendo labores rutinarias que asimismo hacen, se motivan y también procuran imitar, aun es fundamental trabajar junto con ellos a fin de que se sientan más motivados y asimismo para despertar en ellos la relevancia de trabajar en equipo.

6. Pasar tiempo con los hijos

Las madres niponas habitúan a estar con sus hijos hasta los 3 años, los implican en todos y cada labor que hacen y además de esto les charlan de lo que hicieron en el día.

Los progenitores asimismo acompañan mucho a sus hijos y acostumbran a charlar acerca con ellos de sus tareas a fin de que se sientan una parte de una familia.

No dejes de leer:

#Sorprendente Esto es lo que realmente le sucede a tu cuerpo cuando dejas de bañarte, según la ciencia.

Posted by Bolivia.com on Friday, December 22, 2017

Bolivia.com