Bolivia.com La Paz Sábado, 07 / Dic / 2019

Ansiedad y temor, las secuelas emocionales de la crisis en los bolivianos

Tags: Bolivia Crisis

Psicólogos y psiquiatras atendieron en medio del conflicto por lo menos a cuatro personas por día.

SIGUENOS EN:

Google News
Secuelas emocionales por crisis en Bolivia. Foto: EFE
Secuelas emocionales por crisis en Bolivia. Foto: EFE

El temor y la ansiedad son las dos principales "secuelas emocionales" en los bolivianos tras vivir semanas de conflictos e incertidumbre a raíz de las fallidas elecciones en el país.

Los enfrentamientos, las barricadas, las vigilias vecinales de noche y de día, el vacío de poder y la constante incertidumbre que vivieron ciudades como La Paz, su vecina El Alto y Cochabamba afectó la salud emocional de sus habitantes.

"En el tiempo que tengo de profesional, no había percibido un fenómeno tan grande como el que hemos vivido ahora", comentó a Efe el presidente de la Sociedad Boliviana de Psiquiatría, Paulo Romero.

Esta entidad, a través de su filial en La Paz, comenzó una campaña en noviembre en medio de los conflictos, para atender de manera gratuita a personas sin recursos que necesitaban un apoyo profesional para sobrellevar todas las emociones a raíz de la crisis que vivía el país.

Las protestas sociales comenzaron tras las elecciones del pasado 20 de octubre por acusaciones de fraude electoral a favor del entonces mandatario Evo Morales, pero se agravaron tras su renuncia y su denuncia de un "golpe de estado" para derrocarlo, luego de que la Organización de Estados Americanos advirtiera de "graves irregularidades" en la elección.

El conflicto desatado en el país dejó al menos 35 fallecidos y 832 heridos, según datos de la Defensoría del Pueblo.

Las secuelas

Más de una decena de psicólogos y psiquiatras atendieron en medio del conflicto por lo menos a cuatro personas por día, que se contactaban con estos especialistas para manifestarles sus síntomas en busca de una respuesta.

"Había un importante aumento de personas sufriendo de ansiedad en reacción a todo lo que estaba ocurriendo", contó Romero. Esto es una respuesta emocional que con frecuencia conlleva temor y preocupación, y cuando son intensos o desproporcionados, interfieren en la vida diaria y son difíciles de controlar.

"En una situación como la que ha vivido el país es de esperarse que las personas se sientan ansiosas, pero cuando llega al punto de que la persona no puede dormir, comer, sentir angustia constante, se convierte en un problema", señaló el especialista.

Las personas también llegaban con cuadros de estrés agudo, insomnio, depresión y temor constante, que en algunos casos llegaron a ser intervenidos por los psiquiatras y medicados, manifestó Romero.

Te puede interesar: La ONU exige investigación imparcial del fallecimiento de manifestantes en Bolivia

Con información de EFE - Bolivia.com

SIGUENOS EN:

Google News