Bolivia.com La Paz Jueves, 16 / Nov / 2017

Gareca, el príncipe que le dio a Perú el beso de la clasificación

Ricardo Gareca fue el príncipe que entró al castillo y rescató a un Perú de los fracasos para darle el pase a Rusia 2018.

Foto: AFP
Foto: AFP

Con la cabellera al viento pero sin caballo ni armadura, Ricardo Gareca fue el príncipe que entró al castillo y rescató a un Perú de las fauces del dragón de los fracasos, y le dio el beso de la clasificación a un Mundial, luego de 36 años de letargo.

Con una melena rock and roll y el espíritu zen, el argentino asumió las riendas incas en 2015 y, pese a los tropiezos y resistencias iniciales, potenció las ansias de ganar de una joven generación que solo vio derrotas en sus antecesores.

Te puede interesar: Ricardo Gareca el artífice de la felicidad peruana

Su cabellera flamígera y su desplazamiento sigiloso y luego explosivo le valió el apelativo de "Tigre" cuando jugaba en el Sarmiento de Junín. Aunque, según ha confesado, prefiere que le llamen "El Flaco".

Esa reflexión que luego se transforma en velocidad para buscar a la presa, la imprimió en sus cachorros peruanos, hambrientos pero inexpertos para la caza. 

"Ricardo nos devolvió la identidad. Es un DT muy táctico, ve mucho fútbol", dijo a la prensa Nolberto Solano, asistente del estratega.

A sus 59 años, este muchacho de Tapiales fue mediocampista, arquero y luego un efectivo "9". Y fue precisamente la figura del "9" la que privilegió en este equipo.

El primer Mundial de su vida 

El melenudo de 1,86 m puso a su país dentro de México-1986. Era junio de 1985. Perú ganaba de visita a Argentina 2-1 y tenía un pie en el Mundial de año siguiente. Pero el "Tigre" empujó un balón cuando faltaban 10 minutos y mandó a Argentina para México y a Perú a un repechaje que luego perdería.

Sin embargo, Carlos Bilardo no convocó al "Flaco" al equipo que luego sería campeón del mundo. A solas, Gareca "lloró como un condenado". Este será el primer Mundial de su vida.

Juan Carlos Oblitas, director deportivo del fútbol peruano, eligió a Gareca por encima de los colombianos Jorge Luis Pinto y Reinaldo Rueda. Es el primer argentino en entrenar al Perú para un Mundial.

"Ricardo tiene un espíritu positivo que tienen pocas personas (...) Al 'Tigre' lo desintoxican para que su mente solo piense en las cosas buenas de la blanquirroja", dijo.

Y hasta en los momentos de euforia, el "Tigre" mantiene la calma. "Él disfruta las cosas, los procesos, los logros, después, más en frío, con la familia", ha dicho su hijo Milton.

Gareca entrenó en 2007-2008 al club Universitario de Deportes, con el que salió campeón. Pero lo que más le recuerdan es el tiro de gracia que le dio a Perú en 1985.

Dirigió los clubes argentinos Talleres de Córdoba, Independiente, Colón, Quilmes y Argentinos Juniors y Vélez Sarsfield. También a los colombianos América de Cali en el 2005 y Santa Fe en el 2006.

Tras dejar Perú, el "Tigre" sacó campeón a Vélez en el Torneo Clausura 2009 y 2011, Torneo Inicial 2012 y el Campeonato de Primera División 2012-2013. En mayo de 2014 entrenó al brasileño Palmeiras. 

La continuidad de Gareca en Perú está garantizada. Como en los cuentos de hadas, Perú y "El Tigre" vivirán felices para siempre. ¿Cuánto es para siempre? Por ahora, un Mundial.

AFP