Creencias

Creencias

Algunas de las creencias y costumbres que rigen en Bolivia y en otros países son similares.

Velas, calzones de color o puestos al revés, amuletos, uvas, mesas e inciensos serán usados en la noche de Año Nuevo para atraer a la buena suerte, echar las malas vibraciones y a los malos espíritus y para llamar al amor, al dinero, a la pasión y la salud.

  • Velas: Las velas tienen colores, significados y formas que se las relaciona con el interés de alejar las malas energías, los malos pensamientos y para que la envidia no llegue a la persona.
  • Actividades: Todo lo que se haga el 1 de enero se repetirá durante el resto del año. Los que creen en esto no suelen prestar dinero a nadie porque terminará entregándolo todo
  • Calzón: Lo más común entre las mujeres supersticiosas es el uso de calzones y otra ropa interior de color rojo. Se asocia a éstos con la pasión del amor.

Cada año sube también la creencia de la utilización de la ropa interior amarilla, porque se la asocia con la posesión de dinero.

  • Cerdo: Para muchas personas, la llave del éxito es comer un plato de cerdo a la medianoche. Se escoge la carne de ese animal porque se lo relaciona con la prosperidad.
  • Dinero: Para tener mejor fortuna, la práctica es contar dinero justo a la medianoche. Otros suelen colocar sus billetes sobre la cama, para que no falte en el hogar o dentro del zapato para atraer a la prosperidad.
  • Flores: Se usan en vez de mixtura. Lo recomendable son rosas, retamas y margaritas por ser aromáticas y fáciles de deshojar.
  • Lentejas: Comer una cucharadita de lentejas es también sinónimo de prosperidad, si se lo hace a la medianoche del 31 de diciembre.
  • Llanto: No debe llorar el día de Año Nuevo porque lo hará en los meses venideros. Tampoco diga malas palabras, no hable sobre la muerte ni de fantasmas, porque estará llamando a todo lo malo a su hogar.
  • Maletas: El deseo de viajar es la principal motivación. El secreto de quienes creen en esta opción es tomar maletas a las 24.00.
  • Sahumar: Una ofrenda a la madre tierra es una de las formas de recibir el Año Nuevo. Esto es más común en las zonas andinas. La mesa para la khoa es para echar la mala suerte de la casa, el negocio o el trabajo.
  • Talismán: Los shamanes recomiendan recibir el nuevo año portando un talismán con siete metales y poderes magnéticos.
  • Uvas: De un racimo de 12 uvas depende la suerte de todo el año. La clave es comer una en cada campanada del reloj. Por cada uva, que representa a los meses del calendario, se pide, en secreto, un deseo de buen augurio.