Bolivia.com La Paz Miércoles, 15 / Ene / 2020

El exministro de Morales acaba ante la Justicia por caso de corrupción

El exministro fue citado para declarar sobre un caso de supuesta corrupción, sin embargo, no se presentó porque se encontraba en una clínica. 

Exministro de Evo Morales, Carlos Romero. Foto: EFE.
Exministro de Evo Morales, Carlos Romero. Foto: EFE.

El exministro boliviano Carlos Romero, que tuvo un gran peso en el Gobierno de Evo Morales, fue trasladado este martes a la Fiscalía con custodia policial para declarar dentro de un caso de supuesta corrupción, tras salir de un hospital desde el que denunció que es acosado por motivos políticos.

Canales de televisión mostraron el momento en que Romero, que hasta noviembre pasado fue ministro de Gobierno (Interior), abandonaba la clínica en la que estuvo ingresado desde el fin de semana para abordar un vehículo que le trasladó hasta las oficinas del Ministerio Público en La Paz.

El abogado de Romero, Andrés Zúñiga, explicó a los medios que el documento presentado para el traslado de la exautoridad a la Fiscalía no menciona la palabra "aprehensión", sino que es una "orden de conducción" para llevarlo "para que declare" ante el Ministerio Público.

"Consideramos que es ilegal, no existe esta figura, o hay orden de citación o hay orden de aprehensión", sostuvo el jurista, que anunció que presentará un recurso constitucional por esta acción.

¿Qué pasó con Romero?

Romero fue citado a declarar el lunes dentro de un caso por supuestas irregularidades en la adjudicación del servicio de mantenimiento de aviones y helicópteros empleados para la lucha antidrogas entre 2013 y 2018 a un consorcio de empresas.

Sin embargo, el exministro no se presentó porque se encontraba desde el viernes en la noche en una clínica donde fue ingresado por un cuadro de hipertensión, ansiedad y depresión.

Romero reapareció en los medios la semana pasada después de que por reportes de prensa se conociera que estaba en La Paz.

Un grupo de personas contrarias al expresidente Evo Morales instaló entonces una vigilia en las puertas de su casa en la zona sur paceña alegando que buscaban evitar que huya del país, si bien el ministro interino de Gobierno, Arturo Murillo, explicó que no existía ninguna orden de aprehensión en contra de Romero.

Murillo, a quien algunos sectores sindicaron de proteger al exministro de Morales, reiteró este martes que "Romero no ha sido aprehendido porque no tenía una orden de aprehensión".

"Ha sido citado durante dos o tres oportunidades por la Fiscalía y no ha acudido a su cita para poder declarar, esto le puede traer consecuencias, como a todo ciudadano", indicó el ministro.

Carlos Romero presentó una denuncia contra quienes hacían la vigilia en puertas de su casa, acusándoles de supuestamente impedir el ingreso de alimentos y agua potable a su domicilio.

Los señalados por la exautoridad rechazaron esa acusación y advirtieron con denunciarle por calumnias y difamación.

Las imágenes de Romero saliendo en camilla de su casa y en silla de ruedas en su habitación del hospital, con aspecto desmejorado mientras recibía oxígeno cubierto con una manta, tuvieron un notable impacto mediático en su país, aunque este martes apareció caminando con mejor apariencia.

 

Escucha acá las principales emisoras informativas de Bolivia

 

¿Y qué ha pasado con los otros ministros?

Al margen de la situación de Romero, se conoce que hay órdenes de aprehensión contra los exministros de la Presidencia, Juan Ramón Quintana y de Culturas, Wilma Alanoca, acogidos actualmente en la residencia de la Embajada de México en La Paz.

Quintana fue acusado por el Gobierno interino de Bolivia junto con Evo Morales por delitos como terrorismo y sedición.

Alanoca es requerida por su supuesta relación con explosivos para fabricar cócteles molotov hallados en dependencias del ministerio.

No se conoce que haya mandamientos de aprehensión en contra de otros exministros de Morales.

El extitular de Economía Luis Arce dejó el país el pasado diciembre con un salvoconducto otorgado por el Gobierno interino boliviano, mientas que el excanciller Diego Pary y la exministra de Salud Gabriela Montaño fueron vistos en Argentina junto a Morales.

¿Qué ha dicho Morales al respecto?

El expresidente de Bolivia Evo Morales, consideró "ilegal" el trasladado desde el hospital a la Fiscalía boliviana de su exministro Carlos Romero.

Morales aseguró que "grupos irregulares" asediaron a Romero en su domicilio, luego lo "acosaron y sacaron de la clínica" y ahora "ponen en riesgo su vida".

El exmandatario, que solicitó la condición de refugiado en Argentina, donde vive desde hace un mes, cargó contra la actual presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, y también contra la cabeza del Ministerio Público de su país.

 

Redacción actualidad, con información de EFE - Bolivia.com