Bolivia.com La Paz Martes, 12 / Ago / 2014

Sernap: 200 mil hectáreas de bosque desaparecen cada año en Bolivia

Archivado en Nacionales

Según un estudio realizado por el Servicio Nacional de Áreas Protegidas, cada año los bosques en Bolivia se reducen a razón de 200 mil hectáreas (ha).

200 mil hectáreas de bosque desaparecen cada año en Bolivia

Cada año, durante la última década, se perdieron más de 200 mil hectáreas de bosque en el territorio boliviano, lo que "muestra una tendencia en la disminución paulatina de las superficies de bosques", según un reciente estudio elaborado por el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) que sospecha que este fenómeno se debe principalmente al cambio de uso de suelos.

El estudio "Deforestación y regeneración de bosques en Bolivia y en sus áreas protegidas nacionales para los periodos 1990-2000 y 2000-2010", presentado la semana pasada en el marco de la Feria del Libro, recomienda que los datos obtenidos, así como la hipótesis del cambio de uso de suelo, sean complementados, ampliados y validados con trabajos in situ en las diferentes zonas y ecosistemas afectados.

"Si hablamos de datos de deforestación en el país, estamos viviendo una paradoja: hay mayor acceso a tecnologías pero los datos de deforestación cada vez son más dudosos. Estamos a ciegas con relación a datos de deforestación, por lo mismo este estudio del SERNAP nos da una relativa claridad respecto a cuánto se deforestó en Bolivia en las últimas dos décadas y cuánto de esa deforestación afectó a las áreas protegidas", comentó el rector de la Universidad de la Cordillera, Diego Pacheco Balanza. El académico también enfatizó, sin embargo, en la confusión a la que pueden llevar las cifras, pues en los últimos años se manejó el dato oficial de 300 mil hectáreas deforestadas anualmente, frente a estudios como éste que muestran un promedio de 200 mil en la última década y otros de la ABT que afirman que la reducción es de una tasa cercana a las 75 mil hectáreas, o ensayos académicos que muestran a Bolivia como uno de los países con mayor deforestación por encina de las 300 mil, junto con Indonesia y Malasia.

Por eso es importante mostrar la metodología seguida por el estudio que se hizo en la vertiente oriental de los Andes, que comprende las cuencas del Amazonas y del Plata. Los datos de deforestación y regeneración fueron obtenidos a partir de mapas de cambio de cobertura entre 1990-2000 y 2000-2010, y preparados sobre la base de mapas de cobertura de la tierra de los años 1990, 2000 y 2010. La elaboración de mapas y su análisis se hicieron en etapas: preparación de mapas de cobertura, y análisis del cambio de cobertura.

Pacheco explicó que en todo el mundo es bastante complejo encontrar el balance entre deforestación y la conservación de las áreas protegidas, pero el diagnóstico muestra que ese equilibrio se logró en el país porque existe una reducida pérdida de bosques en esas zonas en los últimos años.

"La superficie deforestada afectada corresponde a menos del 1% de la superficie de bosque presente en las áreas protegidas", al mismo tiempo que se detectaron "altos valores de superficies en proceso de regeneración natural", dice el informe, un hecho que se atribuye a los esfuerzos del Servicio Nacional de Áreas Protegidas.

Las áreas protegidas en el país contienen el 22% de los bosques del país. Entre 1990 a 2000 se perdieron por deforestación cerca de 23 mil hectáreas (0,2%), y entre 2000 a 2010 se perdieron otras 67 mil hectáreas (0,5%), con lo que la superficie de bosque en áreas protegidas se redujo a 12,30 millones de hectáreas a 2010. Con todo se trata de una reducción "muy baja" de bosque en áreas protegidas.

La mayor parte de los bosques de país están en el departamento de Santa Cruz, con más de 4 millones de hectáreas, seguido de Beni, Cochabamba, Tarija y en menor medida La Paz, Pando y Chuquisaca. Pero Santa Cruz y Beni tienen los primeros puestos en deforestación, seguidos de Cochabamba y Tarija (poco bosque pero alta deforestación), y La Paz que registra una deforestación escasa con relación a su área de bosques.

La elaboración del diagnóstico se hizo en colaboración con el SERNAP, Conservación Internacional y el Museo de Historia Natural Noel Kempff Mercado, en el marco del Ministerio de Medio Ambiente y Agua.

Fuente: PIEB