Por: Mary Mora con información de EFE • Bolivia.com

Eclipse total de Luna: deleite para los aficionados; oportunidad para la ciencia

Un fenómeno astronómico que, no solo fue un deleite para los aficionados, sino la oportunidad para que la ciencia profundizara en el conocimiento del satélite y la comprensión de los complejos eventos.

Actualización
El "imperdible" evento se produjo por la alineación completa del Sol, la Luna y la Tierra. Foto: EFE
El "imperdible" evento se produjo por la alineación completa del Sol, la Luna y la Tierra. Foto: EFE

Un fenómeno astronómico que, no solo fue un deleite para los aficionados, sino la oportunidad para que la ciencia profundizara en el conocimiento del satélite y la comprensión de los complejos eventos.

Miles de personas en Bolivia se deleitaron en la noche de este domingo con un nuevo eclipse que tiñó el cielo de tonos rojizos, un espectáculo visual popularmente conocido como "Luna de sangre" o "Luna de flores" por su color carmesí.

Un fenómeno astronómico que, no solo fue un deleite para los aficionados, sino la oportunidad para que la ciencia profundizara en el conocimiento del satélite y la comprensión de los complejos eventos que tuvieron lugar durante la formación del Sistema Solar.

El "imperdible" evento se produjo por la alineación completa del Sol, la Luna y la Tierra, explicó a Efe la astrofísica y académica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Talca, Daniela Olave.

"La luz proveniente de la estrella es filtrada por nuestra atmósfera y debido a esto, la que logra llegar a la Luna se observa de colores anaranjados", detalló.

Según fuentes del Observatorio Astronómico Nacional (OAN) español, el eclipse fue visible desde gran parte del mundo (en la mayor parte de Europa, África y América), y que la observación pudo hacerse a simple vista, porque no requeriría instrumentación especial para contemplarlo, a diferencia de los eclipses solares.

Varios astrónomos han subrayado el interés de los eclipses para los aficionados, pero también el papel que históricamente han desempañado para determinar parámetros fundamentales para la ciencia, como el diámetro de la Luna o la distancia exacta a la que se encuentra.

En declaraciones a EFE, Tafalla ha observado que aún en la actualidad es posible realizar medidas únicas durante un eclipse total de Luna y ha precisado que precisamente el color rojizo que adquiere durante la fase de totalidad permite medir propiedades de la atmósfera de la Tierra, o que el menor brillo de la Luna facilita las medidas que se realizan rebotando un rayo láser en la superficie de la Luna y medir el tiempo que tarda la luz en regresar a la Tierra.

"Conocer mejor la Luna nos ayuda a comprender los complejos eventos que tuvieron lugar durante la formación del Sistema Solar", ha señalado el astrónomo, y ha precisado que este satélite es "anómalamente grande" comparado con los satélites de los planetas rocosos más cercanos a la Tierra.

Según datos, este fenómeno astronómico es el tercero de cuatro que tienen lugar en la misma fecha, con un intervalo de 19 años, que se conoce como ciclo metónico lunar.

Artículos Relacionados

+ Artículos