Bolivia.com La Paz Miércoles, 31 / Oct / 2018

Los misterios ocultos del Lago Titicaca

Una de las maravillas del mundo es el misterioso Lago Titicaca, ubicado entre Perú y Bolivia. ¿Pero qué esconde este lugar?

Los misterios ocultos del Lago Titicaca
Misterios del Lago Titicaca. Foto: Shutterstock

El Lago Titicaca es el segundo más grande del planeta y el lago navegable más alto del mundo, con una superficie de 8562 Km2. Bolivia tiene menos de la mitad. El resto le pertenece al Perú.

Sin embargo, hay un historia ancestral que se esconde detrás de la mítica historia del nacimiento del Lago. ¿De qué se trata?

Te puede interesar: 7 lugares en los que jamás deberías nadar

Exactamente en la Isla del Sol, dicen que nació la civilización Inca, la cual atizó al mundo con su cultura avanzada.

¿Cuáles son los verdaderos misterios del Lago Titicaca?

Detrás de lo que conocemos como el lago navegable más grande del mundo, se esconden historias y leyendas que probablemente nadie contó sobre el Lago Titicaca ni los misterios que residen sobre sus frías aguas que intimidan a cualquier turista.

Antes de conocer los verdaderos misterios es importante que conozcas todo sobre el Lago.

 

¿Dónde está el Lago Titicaca?

El Lago Titicaca está repartido entre Perú y Bolivia, casi equitativamente. Un 56% del mismo corresponden al primero y el restante 44% al pueblo boliviano.

 

La altitud del Lago 

Cuando un turista navega en el Lago, se encuentra a 3.800 metros sobre el nivel del mar.

Historia, leyendas y mitología del Lago Titicaca 

La antigua religión Inca situaba en la Isla del Sol es considera como un lugar sagrado. Sus antiguos habitantes la llamaban Titi Khar’ka (puma de roca o de piedra) y con el paso del tiempo fue el lago el que tomó el nombre de la isla.

En la Isla del Sol surgió la civilización inca, una de las más grandes, importantes y poderosas de todo América. 

 

Pero ¿Cómo surgió toda la historia?

La leyenda cuenta que el Dios del sol, Viracocha, vio que el mundo estaba volviéndose loco, siendo cada vez más inhumano y salvaje.

Fue entonces cuando engendró a Manco Capac y Mama Oclio en la Isla del Sol, con motivo de enseñar humanidad y civilización al resto de habitantes de la tierra.

Los dos hijos de Viracocha enseñaron a los hombres técnicas de ganadería, agricultura y artesanía. Viajaron mucho tiempo instruyendo a la gente, y por fin se establecieron en un lugar sagrado que se volvería archiconocido para la cultura y civilización Inca: Cuzco (también escrito “Cusco”).

 

Otras curiosas leyendas

Otra leyenda explica la sacralidad y el poder mágico del lago. Antiguamente existió una gran ciudad, muy avanzada, fértil y de gran riqueza, igual a un paraíso. 

Sus habitantes solamente tenían prohibido subir a la cima de la cordillera donde se encontraba el fuego sagrado. Apus, el dios de las montañas había impuesto esa prohibición, satisfecho por la prosperidad reinante. Sin embargo el diablo, incómodo por el bienestar de la gente y deseoso de hacer el mal, intentó por todos los medios de convencer a los lugareños para que treparan las ricas laderas e intentaran alcanzar la cumbre sagrada.

Apus, el dios de las montañas, al ver que los pobladores se atrevieron a desobedecer su voluntad divina, decidió castigarlos, liberando a una gran cantidad de pumas para que los devorara.

 

Cuando Viracocha vio diezmada a la población, derramó lágrimas durante cuarenta días y cuarenta noches, provocando la destrucción de los canales de riego y el desborde de los ríos, hasta que las aguas inundaron la ciudad entera; y así fue como se formó el lago.

Quienes sobrevivieron a esto fueron los curanderos milenarios que dedicaban sus vidas a la búsqueda de plantas medicinales.

Pero también sobrevivieron otros que se salvaron del diluvio, los hijos del dios Viracocha surgidos de las espumas del lago, semidioses y fundadores de la civilización Inca.

Los habitantes de esa zona consideran al lago una deidad, con el poder de regular la naturaleza.

¿Y tú con cual de estas historias te quedas?

No dejes de leer: 10 curiosidades que no sabías de La Paz

Paula Andrea Barajas Fuquen - Bolivia.com