Por: Sofía Brañez • Bolivia.com

Alimentos transgénicos en Bolivia, un debate entre productores agropecuarios y el Gobierno sobre el maíz

El Gobierno asegura que el existe un abastecimiento de maíz para todos los productores agrícolas del país, mientras el sector agropecuario argumenta escasez y que la solución es la implementación de maíz transgénico.

Actualización
Imagen de referencia del grano de maíz. Foto: Canva
Imagen de referencia del grano de maíz. Foto: Canva

El Gobierno asegura que el existe un abastecimiento de maíz para todos los productores agrícolas del país, mientras el sector agropecuario argumenta escasez y que la solución es la implementación de maíz transgénico.

El tema de los productos transgénicos es un problema que tiene divididos a productores agropecuarios y al Gobierno. Si bien la soya es la única semilla alterada genéticamente que puede ser comercializada en Bolivia, agricultores consideran que la semilla de maíz debería ser permitida de la misma forma.

Este 2022 el tema de un desabastecimiento de maíz para la industria agro ha sido motivo de reclamos y movilizaciones por parte de los pequeños productores y ellos argumentan que la inclusión del maíz transgénico ayudaría a una mayor producción y, por ende, mayor capacidad de exportación de los productos y una menor alza en los precios.

Por parte del Gobierno, el viceministro de Defensa del Usuario y Consumidor, Jorge Silva, informó este martes que los precios de la carne de pollo y cerdo tienden a bajar de costo, asegurando que los precios se van estabilizando poco a poco en los mercados, debido a que no existe desabastecimiento de maíz ni de otros productos.

Silva también sostuvo que el "supuesto desabastecimiento de maíz en Bolivia es parte de una estrategia impulsada por sectores que quieren la importación de maíz transgénico, una acción que beneficiaría a algunos empresarios y que pondría en riesgo la salud de la población".

Esta cartera del Estado enfatizó que la importación de maíz transgénico significa destrozar el medioambiente y que el mayor problema son las afecciones que ocasiona a la salud de los consumidores, esto se mostraría con estudios de otros países sobre los efectos de consumir alimentos transgénicos, en especial como el maíz, que establecen el riesgo de sufrir desde reacciones alérgicas hasta cáncer.

Respecto a las alegaciones del agronegocio, se han pronunciado activistas e instituciones que afirman que Bolivia es un país considerado como “centro de origen y diversidad del maíz”. Se trata de un cereal central para la alimentación de los bolivianos, “por esto no se permite en el país el uso de semillas transgénicas”. Además, alegan que los mismos productores ya han notado que sus pollos no consumen el maíz importando “lo que demuestra que las intenciones de legalizar el maíz transgénico en Bolivia no responden a una necesidad local ni busca la seguridad alimentaria”.

En el pronunciamiento de activistas, también se argumenta que para el mejoramiento de semillas, esto se consigue con investigación; los suelos aptos están determinados por el Plan de Uso de Suelos; el manejo adecuado está en manos de los agricultores; y la estabilidad en el clima la brindan los bosques, a más deforestación más sequías.

Por otra parte, Alejandra Crespo, quien es probióloga y tecnóloga, enfatiza en que “Bolivia se caracteriza por ser un país de origen del grano de maíz, tomando en cuenta que tiene al menos 70 variedades y se preparan más de 100 platos típicos con base en ese alimento milenario”, además de que la misma Constitución Política del Estado (CPE) prohíbe la comercialización de semillas transgénicas por medio de la Ley de Revolución Productiva.

Otro de los argumentos que maneja la parte que se opone al maíz transgénico, refiere a que “se generaría una dependencia externa de transnacionales que se dedican a la producción de este tipo de semillas e insumos (transgénicos) para la industria agrícola”, así lo sostuvo el director del Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA), Néstor Cuéllar.

Por parte de los interesados, quienes en su mayoría pertenecen específicamente al sector avícola, se conoce que en la actualidad sí se hace uso de maíz transgénico que circula ilegalmente y es en el departamento de Santa Cruz mayormente.

Artículos Relacionados

+ Artículos