Bolivia.com La Paz Jueves, 03 / Oct / 2019

Los incendios que afectan a Bolivia disminuyen con ayuda de la lluvia

Mantienen un operativo para no solo apagar las llamas, sino también para patrullar con el fin de "evitar de que la gente nuevamente inicie incendios".

Los focos de calor se están apagando por las lluvias. Foto: ShutterStock.
Los focos de calor se están apagando por las lluvias. Foto: ShutterStock.

Los incendios que desde hace semanas afectan a la Chiquitania disminuyeron en las últimas horas con ayuda de las lluvias caídas en esta zona de Bolivia, informaron este jueves fuentes oficiales.

El número de focos activos es "lo más bajo de los últimos años" en esta época, aseguró a los medios el ministro de Defensa de Bolivia, Javier Zavaleta, tras alcanzar un número "bastante bajo" en lo que va de semana en la zona afectada por el fuego.

El ministro señaló que los focos eran 22 este pasado miércoles, "un nivel mucho más bajo" en comparación con semanas anteriores.

Los fuegos descontrolados en esta área de transición entre el Chaco y la Amazonía comenzaron hacia mediados del pasado agosto, cuando llegaron a superar los 8.000 focos activos.

Zavaleta dijo que el Gobierno boliviano mantiene el operativo en los 17 municipios más afectados, en un área de más de 200.000 hectáreas, no solo para apagar las llamas, sino también para patrullar con el fin de "evitar de que la gente nuevamente inicie incendios".

La reactivación de fuegos donde habían sido controlados es denunciada por los bomberos, organizaciones de defensa del medio ambiente e instituciones como la Gobernación de Santa Cruz, la región oriental donde está la Chiquitania.

El director del Centro de Operaciones de Emergencia Departamental de Santa Cruz, Enrique Bruno, declaró a los medios que los focos durante esta jornada descendieron a 18 y los incendios quedaron sofocados en varios municipios que eran afectados por las llamas.

"Los incendios están bajando considerablemente con la lluvia que hemos estado recibiendo toda esta semana y continúa el pronóstico, tenemos aún días de lluvias, así que esperemos que esto siga aplacando" las llamas, manifestó.

Escucha acá las principales emisoras informativas de Bolivia

Las autoridades regionales mantendrán la labor de vigilancia para evitar la reactivación de focos, comentó el director.

El responsable del centro de emergencias señaló que desde que comenzaron los fuegos ardieron cerca de 3,9 millones de hectáreas, de ellas 1,7 millones en zonas protegidas, a las que ya no afecta este desastre ambiental por la labor contra incendios "y el apoyo de estas lluvias, que ha sido fundamental".

Unas imágenes de voluntarios que luchan contra el desastre, agradeciendo al cielo la lluvia en uno de los municipios castigados por las llamas, evidenciaron el pasado martes en redes sociales el apoyo que representa el aguacero para combatir los fuegos.

Más de 4.000 efectivos militares continúan trabajando en la zona, según datos del Ministerio de Defensa de Bolivia, que cifra en más de 2,7 millones las hectáreas afectadas.

El Gobierno de Evo Morales mantiene que no es necesaria la declaración de desastre nacional, que implicaría más recursos contra el fuego, pero su gestión en esta crisis ambiental es cuestionada dentro y fuera del país, por falta de medios y de capacidad de reacción ante el desastre.

Un decreto del presidente boliviano en julio pasado que autorizó quemas con fines agrarios, una práctica en cada año deriva en incendios forestales en la zona, está en el punto de mira, con la oposición y organizaciones conservacionistas que piden su retirada. 

Con información de EFE - Bolivia.com