Por: Linda Hernández • Bolivia.com

Hombre se implantó 2 aletas en el cráneo porque no se siente completamente humano

El joven explica que sus nuevos 'órganos' le sirven para "conectarse mejor con la naturaleza".

Estas aletas pesan tanto que le provocan molestias en su piel. Foto: Instagram
Estas aletas pesan tanto que le provocan molestias en su piel. Foto: Instagram

El joven explica que sus nuevos 'órganos' le sirven para "conectarse mejor con la naturaleza".

En redes sociales causa revuelo la historia de transformación del artista español Manel de Aguas, un joven fotógrafo y productor musical que decidió viajar a Japón este 2020 para implantarse dos aletas de silicona en su cráneo.

De acuerdo a lo que él mismo explica en su cuenta de Instagram, sus nuevos 'órganos' que en realidad son dispositivos tecnológicos, le “permiten recibir información como vibraciones de sonido, humedad, presión y temperatura” de la naturaleza.

Cada una de estas aletas pesa 500 gramos y están conectadas por medio de circuitos ubicados entre la piel y el hueso para cumplir con las funciones que él asegura percibir.

“No me considero cien por ciento humano. Mi persona no coincide con el concepto biológico que se conoce”, expresó al medio argentino Infobae.

También ha contado que para hacer este sueño realidad tuvo que viajar hasta Japón después de que varios especialistas de su país natal se negaran a realizar el procedimiento.

“Estoy muy contento de que finalmente haya podido hacer los implantes en Tokio, después de que la propuesta fuera rechazada en varios centros de España", dijo en una de sus publicaciones en Instagram.

"La normalización de las cirugías transespecie es aún un tema por el que se tiene que abogar y aún es difícil encontrar profesionales que quieran hacerlas, aunque uno al final siempre encuentra a gente dispuesta a ayudar. De todos modos, espero que en el futuro todo esto se vuelva más fácil”, agregó.

Antes de esto De Aguas ya había manifestado que se consideraba “transespecie” y precisamente por ello hacía parte de la Sociedad Transespecie, una asociación fundada en 2017 y compuesta por personas con dispositivos cibernéticos integrados a su cuerpo, así como él luce ahora.

Se define como un Cyborg, “un ser formado por materia viva y dispositivos electrónicos”, de acuerdo con la RAE.

Aunque por el peso de las aletas presenta molestias en su piel, se muestra orgulloso de lograr su objetivo.

“Tengo la zona de la piel resentida. Son bastante pesadas”, detalló el joven.

Muchos se asombran al verlo pero es algo que a él no le importa, pues resalta que su familia y amigos siempre lo han apoyado.

“Fue un proceso gradual con muchas preguntas sin respuesta. Mi familia y amigos siempre me apoyaron porque vivieron de cerca cada decisión. En la calle, pues me miran raro, aunque eso no me afecta”, dijo.

Antes de las aletas De Aguas tuvo un chip en la nuca, que se colgaba con el uso de una liga. “Desde siempre he tenido una conexión espiritual con la naturaleza, desde que solíamos ir en familia a hacer camping”, asevera.

Junto con Neil Harbisson, el primer cyborg oficial reconocido por el Gobierno de Reino Unido, que posee una antena que convierte las ondas de luz en frecuencias de sonido, y la coreógrafa Moon Ribas, que tuvo sensores sísmicos en su cuerpo, el artista español fundó hace tres años la asociación Trans Species Society.

 

Artículos Relacionados

+ Artículos