¿Por qué existe ya una vacuna anticovid y aún esperamos una contra el VIH?

En esta carrera han ganado la urgencia de contener un contagio masivo, la experiencia previa con epidemias y la necesidad apremiante de medicamentos para contener la covid-19.

Vie, 05 / Mar / 2021 2:56 pm

SÍGUENOS EN:

Google News
¿Prioridad en un virus de transmisión masiva?. Foto: EFE

¿Prioridad en un virus de transmisión masiva?. Foto: EFE

Vie, 05 / Mar / 2021 2:56 pm

En esta carrera han ganado la urgencia de contener un contagio masivo, la experiencia previa con epidemias y la necesidad apremiante de medicamentos para contener la covid-19.

La rapidez sin precedentes con la que se han desarrollado las vacunas anticovid ha puesto otra vez sobre la mesa un interrogante: ¿por qué otros virus de impacto global como el VIH aún no cuentan con antivirales efectivos?

Si bien en diciembre pasado una candidata de la farmacéutica belga Janssen entró en la fase final (III) de ensayos clínicos, el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) -que si no se trata causa el sida- ha visto pasar ya una década sin un intento exitoso por lograr un medicamento que evite su infección crónica del cuerpo humano.

En tanto, y mientras 38 millones de personas en el mundo están infectadas por este virus, otro patógeno, el SARS-CoV-2, ha logrado en tan solo un año y medio que la industria farmacéutica desarrolle vacunas funcionales que estimulan con éxito una respuesta inmunitaria y que, incluso, han revolucionado la biotecnología.

En esta carrera han ganado la urgencia de contener un contagio masivo, la experiencia previa con epidemias de otros coronavirus y la necesidad apremiante de medicamentos para contener la covid-19.

Precisamente, esta situación tan dispar ha plagado las redes sociales de cuestionamientos sobre cuáles son las diferencias entre ambas enfermedades, por qué una lleva décadas de desarrollo y otra apareció tan rápido y si existen intereses ocultos que obstruyen una vacuna contra el sida y han frenado su financiación.

Te gustaría leer también:

Son virus muy distintos

En segundo lugar, los científicos apuntan a una divergencia en la complejidad de la estructura de cada virus.

"Existen diferencias fundamentales entre el SARS-CoV-2 y el VIH. Aunque ambos son virus, el SARS-CoV-2 es una infección muy sencilla", explicó en un reporte del 9 febrero pasado Peter Godfrey-Fausset, asesor científico de ONUSIDA y profesor de salud internacional en la London School of Hygiene and Tropical Medicine.

"La enfermedad puede ser complicada, en ocasiones misteriosa, pero se sabe que casi todas las personas que se infectan con el SARS-CoV-2 desarrollan anticuerpos a la proteína S, y es justo eso lo que neutraliza el virus y lleva a la recuperación con la consiguiente eliminación del virus", dijo.

En el caso del VIH, si bien el organismo también crea estos elementos, "por desgracia, muy pocos logran eliminar la infección y estos anticuerpos resultan insuficientes para neutralizar el VIH", según Godfrey-Fausset.

Esto tiene una fuerte relación con la fabricación de una vacuna que logre contener dicha enfermedad de transmisión sexual con eficacia, pues, como complementó Barbosa, dependiendo de la complejidad de un virus "es más fácil" o no desarrollar un medicamento.

"Además, cuando se tiene un tratamiento que puede reducir la carga viral a cero como tenemos hoy -en el caso del VIH- el interés de desarrollar una vacuna disminuye, porque usted ya tiene una herramienta de control de la enfermedad", añadió.

Te gustaría leer también:

¿No hay financiación?

Tampoco es cierto que la financiación destinada a hallar una vacuna efectiva contra el VIH sea insuficiente, pues según datos de ONUSIDA durante la última década se han invertido unos 1.000 millones de dólares anuales a su investigación y desarrollo.

"¿Eso es mucho o no es suficiente? Equivale a alrededor de un 5% del presupuesto para la respuesta mundial al VIH. Podemos decir que ha habido un éxito limitado", consideró en su ponencia Godfrey-Fausset.

De hecho, como apunto el asesor científico de la ONU, en 2009 hubo una gran expectación por una candidata a vacuna desarrollada en Tailandia que parecía brindar una cierta protección contra la infección por el VIH, aunque no superaba el 30% según sus datos.

La financiación constante, sin embargo, ha desembocado una década después en que en diciembre pasado Janssen haya anunciado que su prototipo de vacuna contra el VIH, que curiosamente utiliza la misma tecnología de su fármaco contra la covid-19, iniciara la fase final de sus ensayos clínicos, en la que será administrada a seres humanos.

Según la investigación, publicada en la revista The Lancet, las pruebas finales se realizarán en un lapso de 24 a 36 meses bajo el mecanismo Mosaico, por el que se administrará en hospitales y clínicas de todo México inicialmente, para luego distribuirla en Argentina, Brasil, Italia, Perú, Polonia, España y EE.UU.

EFE • Bolivia.com • Vie, 05 / Mar / 2021 2:56 pm

SÍGUENOS EN:

Google News