Por: Sofía Brañez • Bolivia.com

Las consecuencias que la guerra entre Ucrania y Rusia le traería a Bolivia

Las consecuencias de la guerra entre Ucrania y Rusia se perciben en el impacto en la economía de Bolivia respecto a los conflictos que se suscitan hoy por hoy al este de Europa.

Actualización
Consecuencias de la guerra para Bolivia. Foto: EFE / Shutterstock
Consecuencias de la guerra para Bolivia. Foto: EFE / Shutterstock

Las consecuencias de la guerra entre Ucrania y Rusia se perciben en el impacto en la economía de Bolivia respecto a los conflictos que se suscitan hoy por hoy al este de Europa.

El 24 de febrero comenzaron los ataques de Rusia hacia territorio ucraniano y desde entonces, ambos países se encuentran en una guerra que preocupa a los líderes políticos del mundo y a la población en general.

Desde el inicio, varias autoridades, líderes, mandatarios y jefes de Estado se han pronunciado respecto a los conflictos al este de Europa, y es que las posiciones en su gran mayoría son de condena a las acciones rusas, pero Rusia tiene aliados políticos que lo respaldan y también relaciones con otros países que podrían verse afectadas al decidir tomar un bando.

En el caso de Bolivia, las relaciones con Rusia son muy estrechas, desde la visión política de los mandatarios, hasta las relaciones comerciales que se manejan y se desarrollan entre ambas naciones.

El presidente boliviano, Luis Arce Catacora, no ha emitido comunicado oficial alguno respecto de los sucesos que se desarrollan en ambas naciones, sin embargo, su posición frente a las Naciones Unidas, sigue siendo imparcial.

Bolivia sostiene relaciones diplomáticas con Rusia y gracias a esto, el efecto que se tiene por la guerra es inminente e inmediato. 

Principalmente es el sector hidrocarburífero, ya que la compra de combustibles representará un gasto mayor a los años pasados; esto porque el precio del petróleo se disparará al igual que el precio de otros combustibles y, si bien el precio de las exportaciones del país también aumentará, es muy probable que las inversiones que se hagan para la compra de combustibles sobrepasen los precios que genera Bolivia exportando gas.

Así como el precio del barril de petróleo se ha elevado y Bolivia tendrá que invertir más para la compra de este producto y el abastecimiento a su población, también subieron los precios del trigo, el maíz y el aceite, esta alza ya llega a favorecernos porque el país exporta estos productos y las ganancias serían mayores.

Múltiples son los efectos que deja la guerra entre Rusia y Ucrania en la economía global. Uno de ellos es el incremento del precio de los fertilizantes, como la urea. Reportes de medios especializados, como Forbes y Bloomberg, refieren que el costo del insumo superará la barrera de los $us 1.000 la tonelada. 

Especialistas consultados indicaron que Bolivia puede aprovechar esta situación e incrementar la producción del fertilizante dado que la planta, ubicada en Bulo Bulo, solo opera hasta en un 66% de su capacidad instalada.

Según reporte de Forbes a nivel internacional, el precio de la urea está por arriba de los 900 dólares por tonelada y el amoniaco vale 1.500 dólares (ambos productos producidos en Bolivia).

Bajo este escenario, Bloomberg informó que “Brasil busca nuevos mercados para abastecerse, mientras en Argentina los productores alertan sobre pérdidas multimillonarias por la falta de fertilizantes. Los fertilizantes vienen subiendo de precio desde 2021 y la crisis se acentúa por la guerra en Ucrania”.

Por esto, Bolivia tiene la oportunidad de exportar a nuevos países que quieran invertir en estos productos que se producen en el país.

Artículos Relacionados

+ Artículos