Por: Redacción Tecnología - Prensa ESET • Bolivia.com

Aulas Modernas: ¿cómo proteger la tecnología de tus hijos?

Un estudio analizó cómo está cambiando la tecnología en el aula moderna y qué podemos hacer para protegerla.

El conjunto de computadoras portátiles podría complementarse en la educación. Foto: Shutterstock
El conjunto de computadoras portátiles podría complementarse en la educación. Foto: Shutterstock

Un estudio analizó cómo está cambiando la tecnología en el aula moderna y qué podemos hacer para protegerla.

Muchos adultos recuerdan épocas en las que la tecnología en las aulas no iba más allá de un proyector, una radio y quizás una computadora personal. Hoy en día, la mayoría de los profesores utilizan computadoras portátiles suministradas por la escuela para dar clase. No sería de extrañar que los alumnos lo sigan desde otros equipos portátiles que se guardan en el aula.

El conjunto de computadoras portátiles podría complementarse con otros elementos, como pizarras inteligentes, reproductores multimedia de streaming e impresoras, y por supuesto, también están los smartphones personales de los alumnos. Todo tipo de conectividad. 

La mayoría de los dispositivos están conectados a alguna red. Según EducationSuperhighway, el 99% de las escuelas estadounidenses cuentan con conexión a Internet de fibra escalable y más de 43 millones de estudiantes tienen conexión a Internet

Por eso, empresa experta en ciberseguridad recomiendan familiarizarse con algunas de las mejores prácticas para mantener a las infancias segura online y realizar una lista de los dispositivos, el software y la tecnología que se utiliza a diario. La mayoría pertenecerán a las siguientes cinco categorías:

1. Equipos portátiles, tabletas y smartphones: Según EducationSuperhighway, el 87% de los profesores dicen que utilizan los medios de aprendizaje digital en sus aulas varias veces a la semana. Aunque hay muchas modalidades, los dispositivos predominantes son: los equipos portátiles, las tabletas y los smartphones.

En el caso de los dispositivos suministrados por la escuela, comprueba que la institución cuente con una política de seguridad para supervisar el acceso y controlar el contenido. Además, deberías hacerles algunas preguntas como: ¿Cuándo los alumnos están en la escuela, ¿se les permite utilizar los dispositivos para acceder a Internet, comunicarse con otros o incluso participar en las actividades del aula?,¿Pueden llevarse los dispositivos a casa?

Un gran porcentaje de profesores dicen utilizar los medios de aprendizaje digital en sus aulas varias veces a la semana. Foto: Pixabay
Un gran porcentaje de profesores dicen utilizar los medios de aprendizaje digital en sus aulas varias veces a la semana. Foto: Pixabay

En el caso de los dispositivos personales, como los smartphones, se puede considerar la posibilidad de instalar una solución de seguridad para dispositivos móviles con el fin de controlar el uso los menores hacen de los dispositivos tanto dentro como fuera de la escuela.

2. Sistemas de gestión del aprendizaje: Este sistema conforma, al menos, una parte de la experiencia diaria de los estudiantes en el aula. Se trata de un programa de software al que se puede acceder desde cualquier dispositivo o navegador web, con el objetivo de cargar documentos y acceder a ellos, programar los deberes, calificar las pruebas y mucho más.

La mayoría de estas herramientas se consideran bastante fiables por la ausencia de anuncios y de spam, así como por su acceso seguro. No obstante, ciertas plataformas como Google Classroom tienen tableros de mensajes que son difíciles de moderar, y que a menudo dan espacio para que los estudiantes envíen mensajes inapropiados. En este caso, los adultos deberían guiarlos en su uso correcto y conversar con ellos sobre el comportamiento aceptable a la hora de enviar mensajes, compartir archivos e interactuar de otra manera a través de la plataforma.

3. Correo electrónico: Lo ideal es que las comunicaciones por mensajería instantánea o correo electrónico se realicen en un entorno controlado, como a través del sistema de gestión del aprendizaje. Sin embargo, no es raro que los alumnos tengan sus propias direcciones de correo electrónico y las utilicen para comunicarse con los profesores y otros alumnos.

Por último, muchos niños no saben que no deben abrir archivos sospechosos o desconocidos. Charlar sobre todos estos temas y enséñarles a que piensen dos veces o consulten antes de hacer clic en algo o compartir información por correo electrónico.

4. Plataformas de video, colaboración y aprendizaje social: En muchos sistemas de gestión del aprendizaje, plataformas de colaboración y de aprendizaje social, el video es una de las formas que tienen los estudiantes para compartir sus trabajos, hacer comentarios o incluso enviar mensajes. Las soluciones como Flipgrid y Padlet son ejemplos de las llamadas plataformas de aprendizaje social, en las que los estudiantes pueden compartir sus trabajos e interactuar con el trabajo de otros, todo moderado por el instructor (admiten videos pesados).

Las dos principales preocupaciones de seguridad son el acceso y la moderación. Controlar el acceso a estas plataformas debería ser una prioridad. Por ejemplo, aunque las aulas de Zoom se pueden proteger con una contraseña, no son inmunes a las intrusiones no deseadas (Zoombombing). Moderar lo que se comparte, se dice o se envía en estas plataformas también puede ser todo un desafío

5. Juegos: Una de las tendencias más recientes es la gamificación en el aula. En lugar de depender de los libros de texto, las escuelas están recurriendo a programas de software interactivos y divertidos que fomentan una mayor participación de los alumnos. Soluciones como Gimkit o Kahoot! ofrecen una variedad de juegos y actividades en las que los estudiantes ganan puntos, insignias y suben de nivel al participar. Si bien las preocupaciones de seguridad relacionadas con estas plataformas son menos importantes que las demás, no deja de ser una tecnología moderna para el aula que los padres deben conocer.

Artículos Relacionados

+ Artículos