Según estudio de Microsoft, descansos cortos ayudan a reducir el estrés y la fatiga en el teletrabajo

La investigación también presenta un remedio sencillo: descansos cortos para recargar energías o simplemente hacer una transición más apacible de reunión a reunión.

Actualización • Jue, 29 / Abr / 2021 12:56 pm

SÍGUENOS EN:

Google News
Estudio revela cómo combatir el estrés y la fatiga en el teletrabajo. Foto: Shutterstock

Estudio revela cómo combatir el estrés y la fatiga en el teletrabajo. Foto: Shutterstock

Actualización • Jue, 29 / Abr / 2021 12:56 pm

La investigación también presenta un remedio sencillo: descansos cortos para recargar energías o simplemente hacer una transición más apacible de reunión a reunión.

La pandemia ha transformado las rutinas y elevado la intensidad digital de las jornadas de trabajo. Al respecto, Microsoft condujo un estudio sobre ondas cerebrales que confirma que gran parte de esa sobrecarga digital se debe a las reuniones consecutivas sin descansos, pues son estresantes y afectan nuestra capacidad de concentración y participación.

Sin embargo, la investigación también presenta un remedio sencillo, basándose en los resultados a los cuales llegó: descansos cortos para recargar energías o simplemente hacer una transición más apacible de reunión a reunión. A continuación, la metodología y los principales aprendizajes de este reciente estudio.

¿Cómo se realizó el estudio?

El estudio se condujo del 8 al 18 marzo de 2021 en el laboratorio Human Factors de Microsoft entre 14 personas que participaron en videollamadas llevando puesto un equipo de electroencefalograma (EEG) para monitorear la actividad eléctrica en su cerebro y participando en dos bloques de sesiones de reuniones.

Esta es la metodología y los principales aprendizajes de este reciente estudio. Foto: Shutterstock
Esta es la metodología y los principales aprendizajes de este reciente estudio. Foto: Shutterstock

En la primera sesión, la mitad de los participantes asistieron a una serie de cuatro reuniones consecutivas de media hora (dos horas continuas), cada una dedicada a una tarea distinta, por ejemplo, diseñar la distribución de una oficina o elaborar un plan de mercadotecnia. Para la otra mitad, las cuatro reuniones de media hora se intercalaron con descansos de 10 minutos, durante los cuales los participaron meditaron con la aplicación de Headspace.

La semana siguiente los grupos se intercambiaron, los que habían asistido a reuniones consecutivas tuvieron descansos, y viceversa. Entre tres y cuatro voluntarios adicionales sin equipo de EEG participaron en cada reunión de 30 minutos para crear una variable de asistentes que colaboraron en las tareas asignadas.

¿Cuáles son los resultados?

Para iniciar, es importante saber que los descansos entre las reuniones permiten al cerebro "restablecerse", lo que reduce la acumulación de estrés. En dos horas de reuniones consecutivas la actividad promedio de las ondas beta (relacionadas con el estrés) aumenta al paso del tiempo. Sin embargo, cuando a los participantes del estudio se les dio la oportunidad de meditar durante los descansos, la actividad beta disminuyó, lo que generó un "restablecimiento" que permitió que los participantes comenzarán su siguiente reunión en un estado más relajado. 

Los participantes del estudio se les dio la oportunidad de meditar durante los descansos, lo que generó un "restablecimiento". Foto: Shutterstock
Los participantes del estudio se les dio la oportunidad de meditar durante los descansos, lo que generó un "restablecimiento". Foto: Shutterstock

También permitió que el nivel promedio de ondas beta se mantuviera estable a lo largo de las cuatro reuniones, sin acumulación de estrés incluso mientras las cuatro reuniones continuaban. El antídoto contra la fatiga por reuniones es sencillo: tomar descansos cortos.  

Por otro lado, las reuniones consecutivas pueden reducir la capacidad de concentración y participación. Cuando los participantes tomaron descansos con meditación, los patrones de ondas cerebrales mostraron niveles positivos de asimetría alfa frontal, lo que se relaciona con una mayor participación durante la reunión.

Sin descansos, los niveles fueron negativos, lo que sugiere que los participantes estaban retraídos y participaban menos durante la reunión. Esto demuestra que cuando el cerebro experimenta estrés, es más difícil mantenerse concentrado y participativo. En resumen, los descansos no solo mejoran nuestro bienestar, sino también nuestra capacidad de hacer un buen trabajo.

Asimismo, las transiciones entre reuniones consecutivas elevan el estrés. Respecto a los participantes que no tuvieron descansos, los investigadores también observaron que el periodo de transición entre las llamadas ocasionaba que la actividad beta, o los niveles de estrés, se elevaran. Eso puede deberse a que se acerca el final de la reunión, pero sabes que tienes otra inmediatamente después, y tendrás que hablar sobre algo diferente y utilizar el cerebro para concentrarte en otra cosa.

Descansos cortos para recargar energías o simplemente hacer una transición más apacible de reunión a reunión. Foto: Shutterstock
Descansos cortos para recargar energías o simplemente hacer una transición más apacible de reunión a reunión. Foto: Shutterstock

Es por esta razón que Microsoft creó nuevas funciones en Outlook para establecer valores predeterminados, aplicables a toda la organización, con los que podrán acortar 5, 10 o 15 minutos de las reuniones en Microsoft Teams para tomar descansos entre las conversaciones. Además, si la función está activada a nivel de empresa, las personas pueden cambiar o personalizar fácilmente la configuración en cualquier momento, para una reunión individual o para todas sus reuniones.

Con información de Microsoft • Bolivia.com • Mar, 27 / Abr / 2021 8:48 am