Por: Redacción Actualidad • Bolivia.com

Conoce el origen del Año Nuevo Andino Amazónico y del Chaco como festividad en Bolivia

A través del Decreto Supremo 173 del 17 de junio de 2009 se decretó la celebración del "Año Nuevo Aymara" cada 21 de junio y se declaró feriado nacional a esta fecha.

Celebración del Año Nuevo Andino Amazónico y del Chaco. Foto: ABI
Celebración del Año Nuevo Andino Amazónico y del Chaco. Foto: ABI

A través del Decreto Supremo 173 del 17 de junio de 2009 se decretó la celebración del "Año Nuevo Aymara" cada 21 de junio y se declaró feriado nacional a esta fecha.

El 2019, mediante un decreto supremo, el Gobierno de Evo Morales estableció la celebración del 21 de junio por el "Año Nuevo Aymara". Posteriormente, la denominación se cambió a "Año Nuevo Andino Amazónico" y finalmente a "Año Nuevo Andino, Amazónico y del Chaco"; para incorporar a los pueblos indígenas de todas las regiones de Bolivia.

El origen de esta fecha se remonta a los años 70 con el surgimiento del pensamiento indigenista y katarista. Lo que se buscaba era la reivindicación de símbolos y héroes con construcciones modernas, como una fecha en el calendario actual, a través de la tradición y memoria propia de los pueblos indígenas.

El llamado "Willka Kuti", que significa retorno del Sol, o "Machaq Mara", que significa año nuevo, se establece el 21 de junio por ser el solsticio de invierno, lo que representa también un nuevo ciclo agrícola.

La creación de la festividad con su carácter moderno se atribuye al exdiputado Germán Choquehuanca. El 21 de junio de 1979 se dirigió a las ruinas de Tiahuanaco para recibir los primeros rayos del solo en lo que hoy ya es un ritual tradicional. En ese entonces los pobladores del pueblo aledaño al lugar no lo recibieron bien y no sería sino hasta 1991 cuando finalmente se sumaron a la idea y se celebró el primer Año Nuevo Aymara propiamente dicho.

Sin embargo, recién en 2005, bajo el Gobierno del entonces presidente Carlos Mesa, se promulgó una ley para declarar al Año Nuevo Aymara como Patrimonio Intangible, Histórico y Cultural de Bolivia. Cuatro años más tarde se daría el reconocimiento de carácter nacional y festivo a esta fecha.

Aunque de acuerdo a la tradición, este 21 de junio se celebraría el año 5529, este número no tiene respaldo de los historiadores ni arqueólogos. Su origen está en los 529 años que transcurren desde que llegan los colonizadores españoles en 1492. A estos se suman cinco ciclos de 1000 años.

La fecha, en todo caso, es un tanto arbitraria, puesto que los primeros asentamientos agrícolas en la zona se remontan a 1500 años antes de Cristo y el desarrollo en Tiahuanaco se da en el año 400 de nuestra era.

Esto no quita, por otra parte, el carácter reivindicatorio de la fecha y su importancia para muchos pueblos indígenas de Bolivia que encuentran en esta celebración una forma de vivir su cosmovisión y tradiciones.

Este año, por segunda vez consecutiva, el país vivió este feriado en medio de la pandemia por la COVID-19 y la tercera ola de contagios por la que se atraviesa.

Artículos Relacionados

+ Artículos