Por: Micaela Sanjines Ordóñez • Bolivia.com

La sabrosa salsa picante boliviana es la 'Llajua'

Conoce los tipos de llajua que debes probar, desde la más simple a la más elaborada, e incluso la llajua de maní.

Actualización
La llajua originalmente está hecha a base de locoto y tomate. Foto: Recetas de Bolivia
La llajua originalmente está hecha a base de locoto y tomate. Foto: Recetas de Bolivia

Conoce los tipos de llajua que debes probar, desde la más simple a la más elaborada, e incluso la llajua de maní.

La llajua es la salsa picante boliviana hecha a base de locoto y tomate, muchas personas incluyen especias en esta salsa única en el mundo. Su nombre proviene del quechua. Aunque no hay una fecha exacta de su creación, varias investigaciones coinciden en que data del siglo XVII, otros autores dicen que se conoció tiempo después. 

Originalmente la llajua es preparada en batan, aunque actualmente se la puede hacer en una procesadora de alimentos. El batán es una piedra que puede ser completamente plana o un tanto cóncava en la que se coloca los ingredientes que conforman la llajua y que se utiliza otra piedra para moler los elementos.

La llajua es el acompañamiento perfecto para cualquier comida y actualmente es consumida en todas las regiones del país. Ya sea con chicharrón, silpancho, sopa de maní o incluso con fricasé, la llajua siempre debe estar presente en la mesa de las familias bolivianas.

En base al preparado y a los ingredientes existe una variedad de llajuas, que a la vez cambian con respecto al sector en el que se preparen, aquí te dejamos las tres principales especies de llajua que debes probar.

La clásica

En los departamentos del occidente boliviano, el locoto (verde o rojo), tomate, sal, y en algunos casos una hierba, son los productos base para elaborar la llajua. La diferencia entre La Paz, Oruro y Potosí es que en cada región usan diferentes hierbas aromáticas para darle un sabor diferente. Puede ser huacataya, el suyku y kirquiña. En los restaurantes, le aumentan unas gotas de aceite.

De los valles

En Cochabamba y otras regiones de los valles centrales como el norte de Chuquisaca, los comensales degustan más de la llajua cuando está molida, además, con ajíes verdes (sin semilla), ramitas de perejil, kirquiña y hierbabuena. Una vez que todo está molido en el batán, se coloca la Llajua en un recipiente de barro y se pica en él cebolla blanca, en finos cuadraditos. 

De maní

Es más usado con las tucumanas y para aderezar. Se muele el maní y el ají amarillo seco, la cantidad será de acuerdo con el picante que se quiera, ambos son molidos por separado. Luego se hace cocer los dos productos en una olla pequeña con sal y aceite. La cocción debe durar unos 45 minutos. Se puede colocar encima de la comida u ofrecerlo en un recipiente hecho de barro.

Cualquiera que sea la especie de llajua, siempre será el ingrediente infaltable en todas tus comidas. 

Artículos Relacionados

+ Artículos