Por: Redacción Tecnología • Bolivia.com

Gabriel Amorth, el sacerdote que se atribuye más de 60.000 exorcismos en 30 años en el Vaticano

El padre Gabriel Amorth fue el exorcista del Vaticano por más de 30 años y fue la inspiración de la película "El exorcista del Papa". 

Los registros de los casos más difíciles del padre Amorth sirven para la Asociación Internacional de Exorcistas. Foto: Twitter Captura @loserjorge
Los registros de los casos más difíciles del padre Amorth sirven para la Asociación Internacional de Exorcistas. Foto: Twitter Captura @loserjorge

El padre Gabriel Amorth fue el exorcista del Vaticano por más de 30 años y fue la inspiración de la película "El exorcista del Papa". 

Por mas de 30 años, el padre Gabriel Amorth, fue el exorcista de la diocésis de Roma y durante su vida sacerdotal aseguró haber ejecutado más de 60.000 exorcismos. Ahora es la la inspiración del personaje que interpreta Rosell Crowe en "El exorcista del Papa". 

La película está basada en hechos reales y el verdadero protagonista que lucha contra el mal es el padre Gabriel Amorth, quien se convirtió en el exorcista oficial del Vaticano desde 1986 hasta el 2016, cuando dejó esta existencia. 

Amorth tenía registros de sus trabajos más difíciles, los ritos de exorcismos más resguardados por Roma se convirtieron en libros de estudio para la Asociación Internacional de Exorcistas, allí se documenta uno de los casos que se recrearon en la película. 

El padre Gabriel terminó siendo el exorcista del Vaticano, por una casualidad o causalidad, que alegan los más creyentes. El religioso aseguró que mientras crecía, jamás se imaginó detrás de los hábitos de un sacerdote y mucho menos que tuviera fe necesaria para convertirse en una "guerrero" de Dios contra la acción demoníaca en la Tierra. 

Se estudió toda la teología detrás del rito, memorizó 21 reglas que vienen del rito del exorcismo que fueron extraídas del Rituale Romanum del Papa Pablo V que datan de 1614. Los libros advertían que las primeras señales de posesión demoníaca era hablar en idiomas antiguos o desconocidos, demostrar fuerza superior a la humanas, aparición de bichos o olores similares al azufre y fuerza extrema o poco natural. 

Pero uno de los síntomas más peligrosos para el poseído es que desarrolle pánico ante la cruz, echar espuma por la boca, blasfemar contra el sacerdote o desmayarse con el toque del agua bendita. 

Para el productor de la película, Michael Kaczmarek, el actor Rosell Crowe fue la mejor alternativa para interpretar a este "guerrero de Dios" por ser reconocido como un "Gladiador" -haciendo referencia a su participación en la película- no había mejor opción para dar la talla de Amorth en este caso demoníaco, que realmente fue una batalla contra el mal.

Artículos Relacionados

+ Artículos

Tecnología • MAY 16 / 2024
Nueva llamarada X8 enciende las alarmas

Lo más leído en Tecnología

Lo más leído en Bolivia.com